Trabajos de limpieza en el cauce del Río de la Villa por valor de 200.000 euros


La Empresa de Gestión Medioambiental (EGMASA) realiza trabajos de limpieza en el cauce del Río de la Villa a su paso por Antequera, valorados en 200.000 euros, que supondrán la retirada de 4.500 metros cúbicos de áridos y restos vegetales en un tramo de 1,2 kilómetros. Esta actuación mejora las condiciones ambientales y paisajísticas del encauzamiento, estabiliza sus márgenes y elimina obstáculos que podrían provocar inundaciones en caso de lluvias torrenciales.

El alcalde de la ciudad, Ricardo Millán, el concejal de Medio Ambiente, Antonio Mellado, y el consejero delegado de EGMASA, Juan Jesús Jiménez, han comprobado sobre el terreno la buena marcha de los trabajos, que actualmente se desarrollan en las inmediaciones del puente de los Remedios (cercano a los Jardines del Rey).

En apenas una veintena de metros se puede comprobar cómo cañaverales, lodo, materiales líticos y objetos muy diversos desaparecen gracias al efecto de la limpieza, quedando un cauce totalmente despejado y con una mejora estética apreciable.

EGMASA también ha llevado a cabo trabajos de este tipo recientemente en el río Guadalhorce, a su paso por Bobadilla; Arroyo Alcázar, en su confluencia con la A-343, en el puente de Gandía y a su paso por la barriada Los Gálvez; Arroyo Villalta, en Bobadilla Estación; Arroyo Aljibe, en el tramo que discurre a través de La Joya; y Arroyo Las Tinajas, en la confluencia con la A-384.

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, a través de EGMASA, ha impulsado el acondicionamiento de cauces en la cuenca mediterránea de la comunidad autónoma, que engloba a las provincias e Almería, Cádiz, Granada y Málaga. El presupuesto total es de 5 millones de euros, destinados a prevenir y amortiguar los efectos de las posibles riadas.

Los cauces del mencionado ámbito geográfico están sometidos a una dinámica fluvial, consecuencia del régimen pluviométrico, con grandes riadas puntuales con ocasión de lluvias torrenciales, pero con caudales bajos en la mayor parte del año. Estas características provocan erosión en los márgenes, depósitos de acarreos y gran crecimiento de vegetación arbórea o arbustiva en las riberas y lechos, lo que afecta especialmente a su capacidad de desagüe.

También la actividad humana genera materiales sólidos y otros restos, que por su carácter temporal, furtivo y esporádico son difícilmente percibidos, pero que provocan numerosos obstáculos.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Miguel Moreno como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Siteground, situados en la Unión Europea (política de privacidad de Siteground). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a miguelmoreno@outlook.es. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.